Articles

Transubstanciación

ResumenEditar

Desde los primeros siglos, la Iglesia hablaba de los elementos utilizados en la celebración de la Eucaristía como transformados en el cuerpo y la sangre de Cristo. Los términos utilizados para hablar de la alteración incluían «trans-elementación» y «transformación». Se decía que el pan y el vino se «convertían» en el cuerpo y la sangre de Cristo. Del mismo modo, Agustín dijo: «No todo el pan, sino sólo el que recibe la bendición de Cristo se convierte en el cuerpo de Cristo»

El término «transubstanciación» se utilizaba al menos en el siglo XI para hablar del cambio y era de uso generalizado en el siglo XII. El Cuarto Concilio de Letrán lo utilizó en 1215. Cuando los teólogos posteriores adoptaron la metafísica aristotélica en Europa occidental, explicaron el cambio que ya formaba parte de la enseñanza católica en términos de sustancia y accidentes aristotélicos. La Reforma del siglo XVI adujo esto como razón para rechazar la enseñanza católica. El Concilio de Trento no impuso la teoría aristotélica de la sustancia y los accidentes ni el término «transubstanciación» en su significado aristotélico, sino que declaró que el término es un término adecuado y propio para el cambio que tiene lugar por la consagración del pan y el vino. El término, que para ese Concilio no tenía ninguna dependencia esencial de las ideas escolásticas, se utiliza en la Iglesia católica para afirmar el hecho de la presencia de Cristo y el cambio misterioso y radical que tiene lugar, pero no para explicar cómo se produce el cambio, ya que éste se produce «de una manera que sobrepasa el entendimiento». El término se menciona tanto en la edición de 1992 como en la de 1997 del Catecismo de la Iglesia Católica y se le da importancia en el posterior (2005) Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica.

Período patrísticoEditar

Un fresco del siglo III en la Catacumba de Calixto, interpretado por el arqueólogo Joseph Wilpert como mostrando a la izquierda a Jesús multiplicando el pan y los peces, símbolo de la consagración eucarística, y a la derecha una representación del difunto, que a través de la participación en la Eucaristía ha obtenido la felicidad eterna

Los primeros escritores cristianos se referían a los elementos eucarísticos como el cuerpo y la sangre de Jesús. El breve documento conocido como Enseñanzas de los Apóstoles o Didaché, que puede ser el primer documento cristiano fuera del Nuevo Testamento que habla de la Eucaristía, dice: «Que nadie coma ni beba de vuestra Eucaristía, si no ha sido bautizado en el nombre del Señor; porque también sobre esto ha dicho el Señor: «No deis a los perros lo que es santo».»

Ignacio de Antioquía, escribiendo hacia el año 106 d.C. a los cristianos romanos, dice: «Deseo el pan de Dios, el pan celestial, el pan de vida, que es la carne de Jesucristo, el Hijo de Dios, que se hizo después de la descendencia de David y de Abraham; y deseo la bebida de Dios, es decir, su sangre, que es amor incorruptible y vida eterna.»

Escribiendo a los cristianos de Esmirna en el mismo año, les advirtió que «se alejaran de tales herejes», porque, entre otras razones, «se abstienen de la Eucaristía y de la oración, porque no confiesan que la Eucaristía sea la carne de nuestro Salvador Jesucristo, que padeció por nuestros pecados, y que el Padre, por su bondad, resucitó.»

Hacia el año 150, Justino Mártir, refiriéndose a la Eucaristía, escribió: «No las recibimos como pan y bebida comunes; sino que, del mismo modo que Jesucristo, nuestro Salvador, habiendo sido encarnado por el Verbo de Dios, tuvo carne y sangre para nuestra salvación, así también se nos ha enseñado que el alimento que es bendecido por la oración de su palabra, y del que se nutren nuestra sangre y nuestra carne por transmutación, es la carne y la sangre de aquel Jesús que se hizo carne.»

Hacia el año 200 d.C., Tertuliano escribió: «Habiendo tomado el pan y habiéndolo dado a sus discípulos, lo convirtió en su propio cuerpo, diciendo: Esto es mi cuerpo, es decir, la figura de mi cuerpo. Sin embargo, no podía haber una figura, si no había primero un cuerpo verdadero. Una cosa vacía, o un fantasma, es incapaz de tener una figura. Sin embargo, si (como podría decir Marción) fingió que el pan era su cuerpo, porque le faltaba la verdad de la sustancia corporal, se deduce que debió dar el pan por nosotros».

Las Constituciones Apostólicas (recopiladas en el año 380) dicen: «Que el obispo dé la oblación diciendo: El cuerpo de Cristo; y el que la reciba diga: Amén. Y el diácono tome el cáliz; y cuando lo dé, diga: La sangre de Cristo, el cáliz de la vida; y el que lo beba diga: Amén».

Ambrose de Milán (muerto en el año 397) escribió:

Quizás diréis: «Veo otra cosa, ¿cómo es que afirmáis que recibo el Cuerpo de Cristo?»…Probemos que no es lo que la naturaleza hizo, sino lo que la bendición consagró, y el poder de la bendición es mayor que el de la naturaleza, porque por la bendición la naturaleza misma es cambiada. …Pues ese sacramento que recibes es hecho lo que es por la palabra de Cristo. Pero si la palabra de Elías tuvo tal poder como para hacer bajar fuego del cielo, ¿no tendrá la palabra de Cristo poder para cambiar la naturaleza de los elementos? …¿Por qué buscáis el orden de la naturaleza en el Cuerpo de Cristo, viendo que el mismo Señor Jesús nació de una Virgen, no según la naturaleza? Es la verdadera Carne de Cristo que fue crucificada y sepultada, ésta es entonces verdaderamente el Sacramento de su Cuerpo. El Señor Jesús mismo proclama: «Esto es mi Cuerpo». Antes de la bendición de las palabras celestiales se habla de otra naturaleza, después de la consagración se significa el Cuerpo. Él mismo habla de su Sangre. Antes de la consagración tiene otro nombre, después se llama Sangre. Y tú dices: Amén, es decir, es verdad. Que el corazón interior confiese lo que la boca pronuncia, que el alma sienta lo que la voz habla.

Otros escritores cristianos del siglo IV dicen que en la Eucaristía se produce un «cambio», una «transelementación», una «transformación», una «transposición», una «alteración» del pan en el cuerpo de Cristo.

Augustino declara que el pan consagrado en la Eucaristía realmente «se convierte» (en latín, encaja) en el Cuerpo de Cristo: «Los fieles saben de qué hablo; conocen a Cristo al partir el pan. No es cada pan, como ves, sino el que recibe la bendición de Cristo, el que se convierte en el cuerpo de Cristo.»

Edad MediaEditar

La Última Cena (imagen superior) y el lavado de pies preparatorio (imagen inferior) en un manuscrito de 1220 en la Biblioteca Estatal de Baden, Karlsruhe, Alemania

En el siglo XI, Berengar de Tours suscitó oposición cuando negó que fuera necesario ningún cambio material en los elementos para explicar el hecho de la Presencia Real. Su posición nunca fue diametralmente opuesta a la de sus críticos, y probablemente nunca fue excomulgado, pero las controversias que suscitó (véase Estercoranismo) obligaron a aclarar la doctrina de la Eucaristía.

El primer uso conocido del término transubstanciación para describir el cambio del pan y el vino al cuerpo y la sangre de Cristo en la Eucaristía fue el de Hildeberto de Lavardin, arzobispo de Tours, en el siglo XI. A finales del siglo XII el término era de uso generalizado.

El Cuarto Concilio de Letrán en 1215 habló del pan y el vino como «transubstanciados» en el cuerpo y la sangre de Cristo: «Su cuerpo y su sangre están verdaderamente contenidos en el sacramento del altar bajo las formas del pan y del vino, habiéndose transubstanciado el pan y el vino, por el poder de Dios, en su cuerpo y su sangre». No fue hasta más tarde, en el siglo XIII, cuando se aceptó la metafísica aristotélica y se desarrolló una elaboración filosófica en línea con esa metafísica, que encontró una formulación clásica en la enseñanza de Tomás de Aquino» y en las teorías de los posteriores teólogos católicos del período medieval (el agustino Giles de Roma y los franciscanos Duns Escoto y Guillermo de Ockham) y más allá.

ReformaEditar

Durante la Reforma Protestante, la doctrina de la transubstanciación fue fuertemente criticada como una «pseudofilosofía» aristotélica importada a la enseñanza cristiana y desechada en favor de la doctrina de Martín Lutero de la unión sacramental, o en favor, según Huldrych Zwingli, de la Eucaristía como memorial.

Página del título de De Captivitate Babylonica Ecclesiae de Martín Lutero

En la Reforma Protestante, la doctrina de la transubstanciación se convirtió en un asunto de gran controversia. Martín Lutero sostuvo que «no es la doctrina de la transubstanciación lo que hay que creer, sino simplemente que Cristo está realmente presente en la Eucaristía». En su «Sobre el cautiverio babilónico de la Iglesia» (publicado el 6 de octubre de 1520) Lutero escribió:

Por lo tanto, es un absurdo e inaudito juego de palabras, entender por «pan» la «forma, o accidentes del pan», y por «vino» la «forma, o accidentes del vino». ¿Por qué no entienden también todas las demás cosas como sus formas o accidentes? Por otra parte, la Iglesia tuvo la verdadera fe durante más de mil doscientos años, durante los cuales los santos Padres no mencionaron ni una sola vez esta transubstanciación -ciertamente, una palabra monstruosa para una idea monstruosa- hasta que la pseudofilosofía de Aristóteles hizo estragos en la Iglesia estos últimos trescientos años. Durante estos siglos se han definido erróneamente muchas otras cosas, por ejemplo, que la esencia divina no es engendrada ni engendra, que el alma es la forma sustancial del cuerpo humano, y afirmaciones semejantes, que se hacen sin razón ni sentido, como admite el mismo cardenal de Cambray.

En su Confesión sobre la Cena de Cristo de 1528 escribió:

¿Por qué, pues, no hemos de decir mucho más en la Cena: «Esto es mi cuerpo», aunque el pan y el cuerpo son dos sustancias distintas, y la palabra «esto» indica el pan? También aquí, a partir de dos clases de objetos, se ha producido una unión, que llamaré «unión sacramental», porque el cuerpo de Cristo y el pan se nos dan como sacramento. No se trata de una unión natural o personal, como es el caso de Dios y Cristo. También es quizás una unión diferente de la que tiene la paloma con el Espíritu Santo, y la llama con el ángel, pero también es ciertamente una unión sacramental.

Lo que Lutero llamó así una «unión sacramental» es a menudo llamado erróneamente «consubstanciación» por los no luteranos.En «Sobre el cautiverio en Babilonia», Lutero defendió la creencia en la presencia real de Jesús y, en su tratado de 1523 La adoración del sacramento, defendió la adoración del cuerpo y la sangre de Cristo en la Eucaristía.

Huldrych Zwingli enseñó que el sacramento tiene un carácter puramente simbólico y conmemorativo, argumentando que éste era el significado de la instrucción de Jesús: «

El rey Enrique VIII de Inglaterra, aunque rompió con el Papa, mantuvo muchos aspectos esenciales de la doctrina católica, incluida la transubstanciación. Esto fue consagrado en los Seis Artículos de 1539, y la pena de muerte prescribió específicamente para cualquiera que negara la transubstanciación.

Esto fue cambiado bajo Isabel I. En los 39 artículos de 1563, la Iglesia de Inglaterra declaró: «La transubstanciación (o el cambio de la sustancia del Pan y el Vino) en la Cena del Señor, no puede ser probada por la Sagrada Escritura; sino que repugna a las palabras claras de la Escritura, anula la naturaleza de un Sacramento, y ha dado ocasión a muchas supersticiones». Se promulgaron leyes contra la participación en el culto católico, que siguió siendo ilegal hasta 1791.

Durante un siglo y medio -de 1672 a 1828- la transubstanciación tuvo un papel importante, en sentido negativo, en la vida política y social británica. En virtud de la Test Act, el desempeño de cualquier cargo público estaba condicionado a la negación explícita de la transubstanciación. Cualquier aspirante a un cargo público debía repetir la fórmula establecida por la ley: «Yo, N, declaro que creo que no hay ninguna transubstanciación en el sacramento de la Cena del Señor, o en los elementos del pan y el vino, en o después de la consagración del mismo por cualquier persona.»

Concilio de TrentoEditar

En 1551, el Concilio de Trento declaró que la doctrina de la transubstanciación es un dogma de fe y afirmó que «por la consagración del pan y del vino tiene lugar un cambio de toda la sustancia del pan en la sustancia del cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su sangre. En su decimotercera sesión, que finalizó el 11 de octubre de 1551, el Concilio definió la transubstanciación como «esa maravillosa y singular conversión de toda la sustancia del pan en el Cuerpo, y de toda la sustancia del vino en la Sangre -quedando sólo las especies del pan y del vino-, conversión que la Iglesia Católica llama muy acertadamente Transubstanciación». Este concilio aprobó oficialmente el uso del término «transubstanciación» para expresar la enseñanza de la Iglesia católica sobre el tema de la conversión del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo en la Eucaristía, con el objetivo de salvaguardar la presencia de Cristo como una verdad literal, al tiempo que se subraya el hecho de que no hay ningún cambio en las apariencias empíricas del pan y el vino. Sin embargo, no impuso la teoría aristotélica de la sustancia y los accidentes: sólo habló de las especies (las apariencias), no del término filosófico «accidentes», y la palabra «sustancia» estuvo en uso eclesiástico durante muchos siglos antes de que la filosofía aristotélica fuera adoptada en Occidente, como lo demuestra, por ejemplo, su uso en el Credo de Nicea, que habla de que Cristo tiene la misma «οὐσία» (griego) o «substantia» (latín) que el Padre.

Desde el Concilio Vaticano IIEditar

El Catecismo de la Iglesia Católica enuncia dos veces la enseñanza de la Iglesia sobre la transubstanciación.

Repite lo que llama el resumen de la fe católica del Concilio de Trento sobre «la conversión del pan y del vino en el cuerpo y la sangre de Cristo Cristo se hace presente en este sacramento», la fe «en la eficacia de la Palabra de Cristo y de la acción del Espíritu Santo para realizar esta conversión»: «al consagrar el pan y el vino se produce un cambio de toda la sustancia del pan en la sustancia del cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su sangre. Este cambio la santa Iglesia católica lo ha llamado adecuada y propiamente transubstanciación».

Como parte de su propio resumen («En breve») de la enseñanza de la Iglesia Católica sobre el sacramento de la Eucaristía, afirma: «Por la consagración se realiza la transubstanciación del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Bajo las especies consagradas del pan y del vino, Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdadera, real y sustancial: su Cuerpo y su Sangre, con su alma y su divinidad (cf. Concilio de Trento: DS 1640; 1651)»

La enseñanza de la Iglesia se recoge en el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica en forma de preguntas y respuestas:

283. La transubstanciación significa el cambio de toda la sustancia del pan en la sustancia del Cuerpo de Cristo y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su Sangre. Este cambio se realiza en la oración eucarística por la eficacia de la palabra de Cristo y por la acción del Espíritu Santo. Sin embargo, las características externas del pan y del vino, es decir, las «especies eucarísticas», permanecen inalteradas.

La Comisión Preparatoria Conjunta Anglicano-Católica Romana afirmó en 1971 en su declaración común sobre la doctrina eucarística: «La palabra transubstanciación se utiliza comúnmente en la Iglesia Católica Romana para indicar que Dios actuando en la eucaristía efectúa un cambio en la realidad interna de los elementos.»

Opiniones de algunas personas (no necesariamente típicas)Editar

En 2017 el agustino irlandés Gabriel Daly dijo que el Concilio de Trento aprobó el uso del término «transubstanciación» como adecuado y apropiado, pero no lo hizo obligatorio, y sugirió que su uso continuado es en parte culpable de la falta de progreso para compartir la Eucaristía entre protestantes y católicos.

El católico tradicionalista Paolo Pasqualucci dijo que la ausencia del término en la constitución del Concilio Vaticano II sobre la liturgia Sacrosanctum Concilium significa que presenta la misa católica «a la manera de los protestantes». A esto Dave Armstrong respondió que «la palabra puede no estar presente; pero el concepto sí». Por ejemplo, el documento Gaudium et Spes se refiere al «sacramento de la fe donde los elementos naturales refinados por el hombre se transforman gloriosamente en Su Cuerpo y Sangre, proporcionando una comida de solidaridad fraternal y un anticipo del banquete celestial» (capítulo 3).

Thomas J. Reese comentó que «utilizar conceptos aristotélicos para explicar los misterios católicos en el siglo XXI es una tontería», mientras que Timothy O’Malley señaló que «es posible enseñar la doctrina de la transubstanciación sin utilizar las palabras ‘sustancia’ y ‘accidentes’. Si la palabra ‘sustancia’ asusta a la gente, se puede decir ‘lo que realmente es’, y eso es lo que es la sustancia. Lo que realmente es, lo que absolutamente es en su corazón es el cuerpo y la sangre de Cristo».

Creencia y conocimiento general entre los católicosEditar

Una encuesta CARA de la Universidad de Georgetown entre los católicos de Estados Unidos en 2008 mostró que el 57% dijo que creía que Jesucristo está realmente presente en la Eucaristía en 2008 y casi el 43% dijo que creía que el vino y el pan son símbolos de Jesús. De los que asistían a Misa semanalmente o con más frecuencia, el 91% creía en la Presencia Real, al igual que el 65% de los que simplemente asistían al menos una vez al mes, y el 40% de los que asistían como máximo unas pocas veces al año.

Entre los católicos que asistían a Misa al menos una vez al mes, el porcentaje de creencia en la Presencia Real era del 86% para los católicos anteriores al Vaticano II, del 74% para los católicos del Vaticano II, del 75% para los católicos posteriores al Vaticano II, y del 85% para los Millennials.

Un informe de Pew Research de 2019 encontró que el 69% de los católicos de los Estados Unidos creía que en la Eucaristía el pan y el vino «son símbolos del cuerpo y la sangre de Jesucristo», y sólo el 31% creía que, «durante la misa católica, el pan y el vino se convierten realmente en el cuerpo y la sangre de Jesús». De este último grupo, la mayoría (el 28% de todos los católicos de EE.UU.) dijo saber que eso es lo que enseña la Iglesia, mientras que el 3% restante dijo no saberlo. Del 69% que dijo que el pan y el vino son símbolos, casi dos tercios (43% de todos los católicos) dijeron que lo que creían era la enseñanza de la Iglesia, el 22% dijo que lo creía a pesar de saber que la Iglesia enseña que el pan y el vino se convierten realmente en el cuerpo y la sangre de Cristo. Entre los católicos de Estados Unidos que asisten a misa al menos una vez a la semana, el grupo más observador, el 63% aceptaba que el pan y el vino se convierten realmente en el cuerpo y la sangre de Cristo; el otro 37% veía el pan y el vino como símbolos, la mayoría de ellos (23%) sin saber que la Iglesia, así lo decía la encuesta, enseña que los elementos se convierten realmente en el cuerpo y la sangre de Cristo, mientras que el 14% restante rechazaba lo que se daba como enseñanza de la Iglesia. El Informe Pew presentaba «el entendimiento de que el pan y el vino utilizados en la Comunión son símbolos del cuerpo y la sangre de Jesucristo» como contradictorio con la creencia de que, «durante la Misa católica, el pan y el vino se convierten realmente en el cuerpo y la sangre de Jesús». La propia Iglesia católica habla del pan y el vino utilizados en la Comunión tanto como «signos» como de «convertirse» en el cuerpo y la sangre de Cristo: «los signos del pan y del vino se convierten, de un modo que supera la comprensión, en el Cuerpo y la Sangre de Cristo».

En un comentario sobre el informe de Pew Research, Greg Erlandson llamó la atención sobre la diferencia entre la formulación de la encuesta CARA, en la que se podía elegir entre «Jesucristo está realmente presente en el pan y el vino de la Eucaristía» y «el pan y el vino son símbolos de Jesús, pero Jesús no está realmente presente», y la elección de Pew Research entre «durante la misa católica, el pan y el vino se convierten realmente en el cuerpo y la sangre de Jesús» y «el pan y el vino son símbolos del cuerpo y la sangre de Jesucristo». Cita una observación de Mark Gray en el sentido de que la palabra «realmente» hace que suene como «algo que podría analizarse con un microscopio u observarse empíricamente», mientras que lo que la Iglesia enseña es que la «sustancia» del pan y el vino cambian en la consagración, pero los «accidentes» o apariencias del pan y el vino permanecen. Erlandson comentó además: «Puede que los católicos no sean capaces de definir articuladamente la ‘Presencia Real’, y la frase ‘transubstanciación’ puede ser oscura para ellos, pero en su reverencia y comportamiento, demuestran su creencia de que esto no es sólo un símbolo».

Se ha achacado al uso de la palabra «actual» en lugar de «real» la discrepancia entre las estadísticas del CARA (2008) y del PEW (2019): la mayoría de los católicos utilizan el término «presencia real» y lo encuentran menos controvertido entre las iglesias cristianas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.